Tras la derrota en Ciudad Universitaria, Hernán Cirstante se fue del Pedregal cuestionando las decisiones y criterios arbitrales del duelo del domingo.

El argentino puso especial atención en la expulsión de Gabriel “Toro” Fernández y el penal que le marcaron al hijo pródigo de La Barca, Jalisco Alfredo Talavera.

“Es muy difícil jugar con un jugador menos que recibe una amarilla de manera muy injusta, la primera. En la segunda la actitud de el fue reprobable pero, en la primera el le da la pelota al central, ni siquiera fue el que agarró la pelota para dársela a ellos”, expresó el estratega.

El “Toro” se fue de la cancha al minuto 41 por conducto de la doble amarilla, luego de haber quedado apercibido por lo que parece ser calificado como retraso de juego. El segundo cartón cayó segundos más tarde cuando el uruguayo le aplaudió en la cara y le lanzó un corte de manga al colegiado Óscar Macías.

“En el penal que le cobran a Talavera hay un roce, tal vez, no lo sé. Pero también hay un roce en la última que llega Salas solito… Ah no, no fue un roce, fue un empujón”, remató Cristante.

Pese a las críticas y la derrota de sus comandados, el ex arquero del Toluca mencionó que se va tranquilo con el accionar de su equipo y el manejo de partido, aunque con sabor “amargo” por no salir con puntos del México 68.